Estas son las tendencias en el mundo del vino para el 2020

Estas son las tendencias en el mundo del vino para el 2020

Aunque pueda parecer que la tradición manda en el mundo del vino, lo cierto es que cada vez más aparecen nuevas tendencias en este sector que lo renuevan y le ayudan a llegar a más segmentos de la sociedad. Reinterpretaciones del vino, nuevos formatos, colores, mezclas con otras bebidas, entre otros. Esto es lo que podremos encontrar en el mercado este año. ¿Cuál será tu tendencia favorita?

  • Veganos

Cada vez son las bodegas que apuestan por elaborar vinos sin productos derivados de animales. Así, se está empezando a sustituir la albumia del huevo o la caseína (proveniente de la leche), utilizados como clarificantes, por otros productos de origen vegetal, como las proteínas de trigo o guisante.

  • En lata

Esta tendencia ha ganado gran relevancia especialmente en los países anglosajones y que aún está por calar en Europa. ¿Tendrá el mismo éxito?

  • Vino en cócteles

El vino entra con paso firme para aportar glamour y diversión a la coctelería. Además, el cava seguirá siendo el ingrediente favorito de muchos para elaborar cócteles, por lo que las bodegas ya han comenzado a elaborar versiones de esta bebida para degustar con hielo, por ejemplo.

  • De colores

Primero fu el vino azul y ahora también podremos encontrar vinos naranjas elaborados con uvas blancas como si de tintos se tratasen, macerando las pieles para extraer todo su color, tanino y aroma. ¿Será el año también de los vinos rosas?

  • Ecológicos

Siguiendo el compromiso de cada vez más personas con un consumo sano y sostenible, progresivamente iremos encontrando más vinos hechos con el menor número de químicos posible.

  • Sin alcohol

La opción perfecta para aquellos que tienen que conducir, son abstemios o simplemente no les apetece beber alcohol. Mantener los sabores propios de la bebida, eliminando su graduación y priorizando la salud de los consumidores.

Parece claro que el futuro del vino pasa por adaptarse a los nuevos tiempos y demandas de los consumidores. En Mosela nos mantendremos atentos para ver cómo evolucionan estas tendencias. ¡Síguenos en redes sociales y te informaremos!

 

Los cinco mejores vinos para regalar estas Navidades

Los cinco mejores vinos para regalar estas Navidades

Con la llegada de las Navidades, aparecen ante nosotros infinitas posibilidades de regalos para nuestros seres queridos. Ante tal avalancha de opciones, a veces resulta difícil decantarse por una con la convicción de que gustará. Sin embargo, en Mosela sabemos que regalar una botella de vino siempre es una buena elección, porque más allá de una bebida, regalar un vino significa mucho más: una celebración, un momento de relax, una buena conversación…

Por ello, hemos hecho una pequeña selección de algunos de los vinos de nuestro catálogo perfectos para regalar estas Navidades, en una apuesta de éxito segura.

  •  Marqués de Riscal Reserva (Riscal) – DO Rioja: Vino de color cereza muy cubierto, intenso y con apenas signos de evolución. En nariz es muy expresivo con notas de regaliz, canela y pimineta negra, donde la larga crianza en madera apenas se percibe, gracias a su complejidad y concentración de fruta madura. En boca es fresco, con taninos pulidos muy agradables, con buena estructura pero fácil de beber. El final es largo y deja unos leves recuerdos balsámicos de gran calidad.
  • Colección Privada (Sierra Cantabria) – DO Rioja: El vino perfecto para los más clásicos. Color cereza intenso con tonos naranjas, limpio y brillante. Aroma a fruta negra madura, con notas de tostados, café, caramelo y cacao al agitar la copa aparecen frutas maduras: albaricoques, membrillos y uvas pasas. Complejo, elegante y de gran intensidad.
  • Viña Sastre Pago de Santa Cruz (Viña Sastre) – DO Rioja: Este vino presenta un intenso y bello color rojo picota, con tonos violáceos. En nariz es muy complejo y persistente destacando la madurez de la uva con aromas a frutas rojas en licor, espaciados (nuez moscada), violeta y de buena conjunción con la madera (vainilla, coco, canela). En boca, sabroso, bien armado en cuerpo con vivos taninos, amplio y muy largo, lo que augura una larga vida.
  • Victorino (Teso la Monja) – DO Toro: Elaborado con uvas Tempranillo que crían durante 18 meses en barricas nuevas de roble francés. Un vino elegante y con mucho carácter que se muestra carnoso en boca y muy bien estructurado. Su buen equilibrio y la armonía entre sus notas hacen de este un vino fácil de beber.
  • Pezas da Portela (Valdesil) – DO Valdeorras: Pezas da Portela procede del viñedo más antiguo de pequeñas fincas de Godello de alrededor del pueblo de Portela. De color amarillo brillante. En nariz se aprecian notas cítricas y amieladas, recuerdos de manzana ácida, pera limonera, especias, herbal y mineral. En boca paso fresco, graso y amplio con un peso de fruta y muy buena acidez que lo hace largo y envolvente.

¿Necesitas más información o una recomendación personalizada? ¡Pregúntanos y te informaremos sin compromiso!

Así se establecen las puntuaciones de la Guía Peñín

Así se establecen las puntuaciones de la Guía Peñín

Como parte del afán de Mosela por ofrecer siempre los mejores vinos dentro de su catálogo, incluimos multitud de caldos que han obtenido altas puntuaciones en la Guía Peñín, poniendo de manifiesto su calidad y el buen hacer durante su proceso de elaboración. Esta guía es una referente para bodegas, entendidos y amantes del vino, como lo son también, por ejemplo, los puntos Parker, pero…¿a partir de qué criterios se elabora este listado? Te desvelamos qué factores tiene en cuenta el equipo de la Guía Peñín a la hora de emitir sus valoraciones.

Para elaborar la guía definitiva, el equipo de catadores designado por la institución acude a una cata de vinos en el Consejo Regulador donde se catan muestras de vinos, enviadas normalmente por las propias bodegas. Sin embargo, también hay ciertos casos (en torno a un 20%) en los que es la propia Guía Peñín la que busca vinos que no han sido enviadas para poder completar su listado.  

La cata de vinos se realiza a botella descubierta, es decir, el catador sabe en todo momento cuál es el vino que está evaluando. La razón de este procedimiento es para evitar que una posible botella defectuosa altere la puntuación del vino en la guía, ya que un vino puede presentar variaciones de una botella a otra. De esta forma, en caso de que una valoración sea negativa y teniendo en cuenta la trayectoria de ese vino en otras añadas, se cataría una segunda botella.

A la hora de puntuar los diferentes vinos, los catadores tienen en cuenta el color, el aroma, el sabor, la intensidad y la estructura. Además de esos aspectos básicos, se tiene en cuenta también la originalidad, la complejidad, la variedad y los matices.

El significado de las puntuaciones se divide en los siguientes intervalos:

  • De 50 a 59 puntos: Presenta defectos en su conservación o crianza.
  • De 60 a 69 puntos: Se observan matices que pueden tener defectos.
  • De 70 a 79 puntos: No presenta ningún factor destacable.
  • De 80 a 84 puntos: Vino con matices exigibles a su tipo y zona vinícola.
  • De 85 a 89 puntos: Destaca matices de su tipo y zona vinícola.
  • De 90 a 94 puntos: Vino con valores similares a los excepcionales pero con menor intensidad y matices.
  • De 95 a 100 puntos: Valoración positiva en todos los sentidos y con intensidad excepcional.
Sigue estos consejos para hacer el mejor maridaje

Sigue estos consejos para hacer el mejor maridaje

Elegir un vino adecuado en función de la comida a la que acompaña puede parecer sencillo en un primer momento, pero el maridaje se ha convertido en todo un arte, esencial para ayudar a aumentar el sabor de los alimentos y desarrollar nuestro gusto sin que eclipse al sabor de la comida. Es comúnmente conocido que, de manera general, la carne se acompaña de vino tinto y los pescados de vino blanco, pero existe una multitud de matices a tener en cuenta si queremos que el maridaje sea perfecto. En Mosela te damos los consejos más importantes:

Carnes rojas

Si vamos a preparar un entrecot, un solomillo o un chuletón, lo más recomendable es elegir un vino tinto crianza o reserva. Por ejemplo, un Ribera del Duero, un Rioja o un Priorato son vinos robustos, con cuerpo y de gran potencia que pueden acompañar a la perfección a una carne roja. Por otro lado, si se va a hacer un cordero o carnes al horno especiadas, es preferible optar por un tinto de la variedad tempranillo, garnacha o cabernet con cierta crianza.

Eso, sí, ¡recuerda!, si la carne está cocinada con un vino a modo de salsa, este mismo caldo debe ser el que se sirbe durante la comida.

Carnes blancas

Carnes como el pollo o el cerdo presentan un saber muy neutro, por lo que presentan más opciones a la hora de hacer el maridaje. Según la guarnaición que acompaña a estas carnes, se podrá optar por un tempranillo (con sofritos con especias, por ejemplo) o por un vino blanco (pollo al horno con limón y hiberas provenzales, por ejemplo).

Pescado

Aunque el pescado se suele maridar con vino blanco, algunas recetas en concreto, como puede ser un salmón puede ir acompañado de un vino tinto o un rosado. Además, en el caso de los mariscos, el pulpo, la sepia o los mejillones, la mejor opción es un albariño, un verdejo o un godello.

Arroces

Para saber con qué maridar un plato de arroz, se debe prestar atención al ingrediente principal (carne, pescado, verduras…) y la textura de este.  Con el arroz, por lo general, un vino rosado siempre irá perfecto, aunque en el caso de los arroces de carne, optar por un vino tinto suave y sedoso será un acierto seguro.

Por otro lado, las paellas de marisco y pescado deben acompañarse siempre con un blanco de gran fuerza aromática.

Pasta

En cuanto a los platos de pasta, lo que determina el maridaje correcto es la salsa con la que se acompañe el plato. Si se trata de espaguetis a la boloñesa o pasta con tomate, por ejemplo, la mejor opción es un vino tinto joven o rosado. Si es un plato  de pasta con pesto lo mejor es elegir un vino blanco.

Ensaladas

Al tratarse de una comida ligera y fresca, es recomendable que vaya acompañada de un vino suave y fresco, por lo que un blanco afrutado y suave es la mejor opción.

¿Quieres más información sobre cómo los vinos de nuestro catálogo pueden ayudarte a maridar tus platos? Ponte en contacto con nosotros!

¿Es el vino realmente  bueno para la salud?

¿Es el vino realmente bueno para la salud?

En muchas ocasiones hemos escuchado que beber una copa del vino al día es bueno para la salud, pero ¿qué hay de cierto en esta afirmación tantas veces repetida? Son muchos los estudios que confirman esta teoría, aunque los expertos matizan que es necesario que el consumo sea moderado, y siempre acompañando a una comida: el almuerzo o la cena. Además, es muy importante que se trate de vino tinto, ya que es la variedad que que presenta tan numerosos beneficios para la salud. Estos son algunos de ellos:

1. Disminuye el efecto negativo del tabaco. El vino ayuda a regular los daños  que provoca el tabaco en los vasos sanguíneos, ayudando a disminuir la fricción entre los vasos linfáticos y sanguíneos, y en el corazón y ayudando a la dilatación de los mismos.

2. Reduce el riesgo de infartos. El vino tinto reduce la posibilidad de padecer una enfermedad coronaria, bajando la producción de colesterol malo (LDL) y aumentando el bueno (HDL).

3. Favorece la digestión. Gracias al efecto estimulante del alcohol y el buen sabor del vino, el estómago se activa, ayudando además a evitar trastornos como el colon irritable.

4. Previene la aparición de aterosclerosis. Esta enfermedad se caracteriza por la degeneración de las arterias. Debido al efecto relajante del vino en los vasos sanguíneos, esta bebida puede reducir sus síntomas o incluso ayudar a que desaparezca.

5. Equilibra la tensión arterial. Beber una única copa de vino al día ayuda a bajar la tensión, especialmente tras una comida.

6. Evita la aparición del Alzheimer. El vino tinto contiene el compuesto resveratrol, que tiene efectos neuroprotectores, ayudando a que esta enfermedad no se desarrolle fácilmente.

7. Previene los cálculos renales. Gracias a su poder antioxidante y alcalinizante, el vino ayuda a «purificar» la orina y a prevenir los molestos y dolorosos cálculos renales.